Por que cambian las mujeres

¿Por qué cambian las mujeres?

Grandes intelectuales, científicas y artistas han desarrollado mejor sus aptitudes en tiempos de climaterio. La palabra, el diálogo y la comunicación liberan la experiencia. Por eso, es nuestro objetivo el dar a luz con todos los cambios, sensaciones y estados que sobrevienen a esta nueva etapa de la vida femenina.

A lo largo de la vida el cuerpo de las mujeres atraviesa momentos de intensos cambios. Dolorosos y placenteros, estos son los momentos del contacto más íntimo con el tiempo y la naturaleza.
La primera mestruación, la primer relación sexual, el embarazo y gestación, el parto, el puerperio, la lactancia y el climaterio son verdaderas transformaciones que repercuten en la vida cotidiana, en nuestro entorno, en nuestras relaciones con los demás, y, por supuesto, en la mirada que la sociedad dirige hacia nosotras. Pero Pubertad y Menopausia son los dos hitos fundamentales en la vida de una mujer, y, aunque ambos aparezcan como contrarios, se trata de revoluciones hormonales que implican, tanto una como la otra, pérdida y florecimiento.
Si nos remontáramos a décadas pasadas observaríamos que una cuestión tan común como la menstruación, entrañaba grave misterio. Hoy en día, la pubertad y sus cambios son tema de conversación en cualquier reunión familiar, programa de televisión o publicidad. No ocurre lo mismo con la menopausia.
Por el contrario, hoy como ayer, esta nueva fase de la mujer es cuidadosamente hundida en un mundo de callada negación.
Las mujeres enmudecemos, y, cuando faltan las palabras, la experiencia se oscurece.
Es preciso y urgente abrir un nuevo espacio de diálogo y participación para que el camino de la madurez sea de serenidad y sabiduría.

La experiencia sólo es posible cuando se la puede relatar y contar.

El tratamiento de la menopausia según las asociaciones internacionales

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomiendan que la terapia hormonal de reemplazo posmenopáusica deben emplearse las dosis más bajas de estrógenos y por un período de tiempo breve, tan corto como sea posible, para tratar los síntomas de la menopausia.
La Sociedad Norteamericana de Menopausia recomienda que, en mujeres con síntomas vasomotores (sofocos, sudoración), deben considerarse primero el realizar cambios en ele estilo de vida, solos o en combinación con un tratamiento médico.
Para los sofocos moderados a severos, se recomienda la terapia de reemplazo hormonal. El tratamiento con progestágenos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o gabapentina, se sugiere como alternativa para aquellas mujeres en las que se contraindica la terapia hormonal de reemplazo con estrógenos.
La FDA, La Sociedad Norteamericana de Obstetricia y Ginecología de Canadá recomiendan el uso de preparados de estrógenos de aplicación tópica para el tratamiento de los síntomas urogenitales.

Medicinas alternativas en el tratamiento de la menopausia

Existen muchas alternativas que han sido promovidas como medidas adyuvantes en el manejo de los síntomas de la menopausia. A continuación se detallan algunos tratamientos alternativos y complementarios que han sido estudiados, y cuyo estudio continúa aún en la actualidad.
Los fitoestrógenos son estrógenos naturales que se encuentran en algunos alimentos. Existen dos tipos de fitoestrógenos: las isoflavonas y los lignanos. Las isoflavonas se encuentran en la soja, los garbanzos y otras legumbres. Los lignanos se encuentran en las semillas de lino, en los granos enteros y en algunas frutas y verduras.
Se ha demostrado una reducción en los signos y síntomas de la menopausia y disminución de la incidencia de enfermedad cardiovascular y osteoporosis, en comunidades cuya dieta contiene altos niveles de isoflavonas.
La vitamina E ocasionalmente provee un alivio en los sofocos moderados en algunas mujeres. Sin embargo, los estudios científicos aun no han probado por completo su beneficio en el alivio de estos síntomas.