Patologia Mamaria

Enfermedades benignas y malignas de la mama

Muchas mujeres consideran a los psicólogos como prestadores de atención primaria. Como parte de la medicina preventiva de rutina para las mujeres, las mamas y las enfermedades de las mamas, tanto benignas como malignas, deben ser evaluadas y conocidas perfectamente.
La mama es un órgano dinámico durante toda la vida de una mujer. Desde la pubertad hasta la menopausia, la precaución por las mamas y los síntomas mamarios es un motivo de consulta común. Quizá la mayor precaución para las mujeres sea su temor de desarrollo de un cáncer de la mama, que es cáncer más común en las mujeres. Se ubica en un segundo lugar después del cáncer del pulmón como la patología maligna que produce la mortalidad más frecuente. La American Cancer Society estimó la ocurrencia de 182.000 nuevos casos de cáncer de la mama en mujeres de los Estados Unidos en 1995 y 46.000 decesos debidos a cáncer de la mama. Los medios de comunicación han dado publicidad al tema del cáncer de la mama y mujeres de todos los niveles socioeconómicos han fomentado la búsqueda de la prevención y el diagnóstico temprano del cáncer de la mama. El sistema médico-legal considera al ginecólogo, como proveedor de atención primaria, responsable de la evaluación de las mamas y la detección del cáncer de la mama.
La educación de los ginecólogos acerca de las enfermedades mamarias se han incrementado en los últimos 20 años. Tanto el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) como el American Board of Obstretics and Gynecology han dado prioridad a las enfermedades de la mama en sus esfuerzos educativos. En 1986, el American Board of Obstretics and Gynecology dio una conferencia sobre enfermedades mamarias que llevó el establecimiento de requerimientos educativos específicos para el entrenamiento de los residentes en obstetricia y ginecología. El texto Te Linde s Operative Gynecology incluyó por primera vez un capítulo dedicado a las enfermedades mamarias en la sexta edición publicada en 1985.
El propósito de este capítulo consiste en rever la anatomía, la fisiología y la patología de la mama y proporcionar pautas clínicas para el diagnóstico y el manejo de las enfermedades mamarias benignas. El cáncer de la mama se comenta brevemente, con énfasis en la evaluación de las factores de riesgo, las recomendaciones para la evaluación, las técnicas diagnósticas, la derivación apropiada y el seguimiento de las pacientes. Las mujeres con cáncer de la mama requieren un esfuerzo en equipo multidisciplinario para el tratamiento y el seguimiento. El ginecólogo debe ser un participante informado en su atención.