La pubertad de las chicas

La pubertad de las chicas



La pubertad es el momento cuando el cuerpo de una chica empieza a tranformarse en la de una mujer. Es una etapa que no arranca para todas a la misma edad. La velocidad del cambio puede ser rápida o lenta. En las chicas, los cambios ocurren porque durante esta primera etapa de la adolescencia empieza la producción de las hormonas femeninas: el estrógeno y la progesterona. La pubertad suele presentarse más temprano en las chicas que en los varones, alrrededor de los diez años, aunque puede tener lugar antes o después de estas edades. Además de los estirones, también cambiarán los sentimientos y las actitudes. En este período se acelera la velocidad del crecimiento y la mayoría de las chicas superan en altura a sus compañeros varones de la misma edad. Aparecen señales externas: los pechos aumentan de tamaño, crece vello, las caderas y los muslos se redondean, mientras la cintura se afina. Empiezan los períodos menstruales y maduran los órganos sexuales internos.

Una buena alimentación

La idea de que un cuerpo delgado es sinónimo de belleza está muy difundida. Las investigaciones muestran que casi todas las mujeres han cumplido una dieta para adelgazar en algún momento de su vida. Se siente como una verdadera azaña la pérdida de unos pocos gramos y, para algunas chicas, verse delgada se transforma en una obsesión. Se corre un gran riesgo: caer en anorexia nerviosa. Quien sufre esta enfermedad cree imposible adelgazar y se somete a dietas cada vez más severas, hasta quedar en piel y hueso, uno de los efectos es la pérdida de la menstruación, y en ciertas ocasiones, las personas anorexicas pueden morir como consecuencia de la enfermedad.

En otros casos, la anorexia puede derivar en otras peligrosas afecciones. Se trata de la bulimia o sensación incontrolable de apetito constante. La persona afectada por estas enfermedades debe consultar a un psicólogo, ya que no solo es necesario recomponer sus hábitos de buena alimentación sino descubrir los motivos que llevaron a tales extremos.

El sexo femenino

El aparato reproductivo existe desde el nacimiento pero no funciona hasta la pubertad. Al empezar esta etapa, una señal del cerebro inaugura el período de fertilidad femenino, que dura hasta casi los cincuenta años. Todos los meses se libera un óvulo.

El aparato reproductor femenino está adaptado para el embarazo. Todos los meses, en uno de los ovarios (cada mes en el opuesto), madura un óvulo que es transportado hacia el interior de una de las trompas de Falopio. Si un espermatozoide llegó hasta allí después de un reciente acto sexual, el óvulo puede resultar fertilizado. En el cuello del útero existe un tapón mucoso que se reduce cuando el óvulo es liberado y así permite que el espermatozoide lo atraviese en su camino hacia las trompas. El óvulo fertilizado se desplaza desde las trompas hacia el útero, donde crecerá el bebe. El útero, que tiene la forma y el tamaño de una pera, es el órgano más musculoso del cuerpo femenino y se puede expandir de manera notable, normalmente se orienta hacia la parte delantera del abdomen, en angulo recto con la vagína, sobre la cual se abre el cuello uterino. La vagína es un tubo elástico que se abre en la vulva y está completamente separado del aparato urinario, cuya abertura es la uretra.

Durante la pubertad, se desarrollan los órganos sexuales externos y crece vello en el pubis y los labios de la vulva. La vulva está formada por dos labios externos carnosos, sobre los cuales crece el vello púbico, y dos labios internos más delgados y sin vello. Entre estos últimos se encuentran: el clítoris, más atrás la abertura de la uretra, y después, la abertura vaginal.

Los ovarios y el útero

En el extremo superior del útero se abren las trompas de Falopio, cuyos extremos en flecos se tienden sobre la superficie de los ovarios. Un ovario tiene aproximadamente 3 cm de largo y las trompas de Falopio son tan delgadas como un cabello humano.
El útero es una cavidad ovalada, muy musculoso, puede expandirse notablemente pues está preparado para albergar un bebe o más.
El cuello del útero conduce a la vagína, está bloqueado con mucosidad, con un pequeño hueco para permitir que pase la sangre durante la menstruación. La mucosidad disminuye cuando deben entrar los espermatozoides.
Las fimbrinas se encuentran sobre la superficie del ovario y reciben los óvulos.
En el momento del nacimiento, los ovarios contienen 400 mil óvulos. Todos los meses es liberado un óvulo. El folículo vacío recibe el nombre cuerpo amarillo. Los ovarios producen las hormonas sexuales femeninas.
El interior de las trompas de Falopio tienen el ancho de un cabello. Unas células móviles arrastran los óvulos por el interior de las trompas hasta el útero.
La vagína mide alrededor de 8 centímetros de largo y tiene paredes en forma de crestas que descansan una contra la otra, pero son elásticas: se abren en el acto sexual y se extienden durante el parto. En la infancia, la abertura vaginal está cubierta por el himen.

El ciclo menstrual

La mayoría de las veces, el óvulo no resulta fertilizado por un espermatozoide. Entonces, el revestimiento del útero, inutilmente preparado para recibir el óvulo, es eliminado a través de la vagína. Este desprendimiento ocurre todos los meses y se llama menstruación.

La primera menstruación, también denominada regla, indica que las hormonas femeninas han estimulado los ovarios para que comiencen a liberar óvulos. Asimismo, significa que la jovencita está en condiciones físicas de tener un bebe, aunque no por eso quiere decir que esté preparada emocionalmente para mantener relaciones sexuales o de ser madre.

La primera menstruación aparece entre los 8 y los 14 años. Al principio, la sangre que sale por la vagína es escasa, aunque después de unos meses el flujo se hace regular. Durante los primeros seis meses es de color rojo amarronado. El primer día puede salir muy poca sangre, más cantidad el segundo y tercer día, disminuirá progresivamente hasta el sexto día y luego el flujo desaparecerá. El promedio de duración del ciclo menstrual-desde el primer día de una menstruación hasta el primero de la siguiente-es de 28 días, pero todas las mujeres tienen ciclos ligeramente distintos. Lo importante es que el lapso entre menstruación, propio de cada mujer, se mantenga regular.

El ciclo menstrual dura generalmente 28 días. Empieza con la menstruación, cuando el grueso revestimiento del útero llamado endometrio, lleno de vasos sanguíneos, es despedido a través de la vagína. Ya resulta inútil, pues no ha sido utilizado para albergar un óvulo fertilizado. Cuando falta entre 16 y 12 días para empezar la nueva menstruación, tiene lugar la ovulación. Es el momento cuando el folículo maduro se abre y libera un óvulo. El folículo se tranforma después en cuerpo amarillo:

Se desprende el endometrio. Mientras tanto, la glándula hipófisis empieza a producir la hormona estimulante de los flículos (FSH). Esta hormona estimula el crecimiento en los ovarios de folículos que contienen óvulos.


Los folículos se agrandan y liberan estrógeno, hormona que incentiva el engrosamiento del endometrio. Uno de los folículos madura por completo, generalmente en el ovario opuesto al que fue activado el mes anterior. El folículo maduro se desplaza hacia la superficie interna del ovario, donde se instala.


Entre 16 y 12 días antes de la próxima menstruación, la hipófisis libera grandes cantidades de hormona luteinizante (LH). Esta inflama al folículo hasta que estalla y libera un óvulo maduro. El folículo vacío se transforma en el llamado cuerpo amarillo y empieza a producir progesterona, una hormona que aumenta la cantidad de sangre que llega al revestimiento del útero, continúa así la preparación del endometrio para albergar al óvulo si este es fertilizado.


El óvulo viaja a través de una de las trompas de Falopio hacia el útero. Si en el camino es fertilizado, habrá gestación. De lo contrario, si el óvulo queda sin fertilizar, éste y el cuerpo amarillo se desintegrarán. Ello generará que bajen los niveles de hormonas femeninas porque no hay un embarazo que mantener. Esta disminución hormonal señala el reinicio del ciclo menstrual regular; una vez más, el endometrio uterino, cargado de sangre, es despedido a través de la vagína.


La menstruación

Cuando llega la primera menstruación, muchas chicas están poco informadas acerca de lo que ocurre en su cuerpo. Qué se debe hacer para mantener la higiene durante este período, normal en todas las mujeres.

Durante generaciones, la menstruación fue un hecho que no se debía mencionar, pues se la consideraba un signo de suciedad. Actualmente, las actitudes más abiertas sobre el sexo permiten que, al entrar en la pubertad, las chicas puedan sentir orgullosas de vivir las primeras señales de su paso a la adultez.
Sin embargo, todavía hay quienes enfrentan ese momento con miedo o desconfianza. Inclusive, algunas chicas tienen su primer período menstrual sin estar suficientemente enteradas de lo que ocurre en su organismo y qué significan esos cambios. Muchas chicas temen despedir mal olor o que la sangre les manche la ropa y todo el mundo se entere del estado en que se encuentran. Toda chica a punto de entrar en la pubertad debe mantenerse informada para enfrentar tales situaciones. Y para ello, su madre es la mejor consejera.

Es conveniente anotar la fecha de inicio de cada menstruación, para saber como se desarrolla el ciclo propio y controlar el riesgo de embarazo no deseado.

Medidas Higiénicas

Durante la menstruación, hay que mantener una buena higiene personal. Sin embargo, nunca se debe limpiar la vagína por dentro: el revestimiento interno es sensible y el jabón puede dañarlo. Como la vagína se conserva limpia por sí mismo, son innecesarios el bidé, los atomizadores vaginales, y los desodorantes. Es necesario cambiar los tampones cada dos horas para prevenir la proliferación de peligrosas bacterias y hongos en el interior de la vagína.

Toallas femeninas

Las toallas femeninas son almohadillas de algodón con un lado absorvente y el otro impermeable. Al contrario de los tampones, se colocan en la parte externa de la vagína. Se fabrican en muy diversos modelos, con grosores adaptados a la proporción del flujo, el cual varía durante el período menstrual. Se las fija en el refuerzo de la bombacha, y deben ser cambiadas varias veces por día por día para evitar el olor. Aunque en general los ginecólogos aconsejan que es preferible usar toallas higiénicas únicamente, algunas mujeres utilizan tampones durante el día y toallas a la noche o cuando el flujo es más escaso.

El tampón

El tampón es un rollo apretado de hilo de algodón, con un cordón en su extremo final. Hay tampones de diferente espesor para usar según el ritmo de flujo, sea intenso, mediano o leve. Si está colocado adecuadamente, su presencia pasa inadvertida. Es necesario cambiarlo muchas veces por día para evitar infecciones.

Cómo colocar un tampón

Los tampones se llevan dentro de la vagína y se los inserta con un aplicador o con el dedo, aunque los ginecólogos aconsejan usar toallas y no tampones, éstos son convenientes para los deportes. Para evitar la posibilidad del síndrome de shock tóxico, hay que cambiar el tampón cada dos horas.

:::Sin aplicador

Los tampones sin aplicador se insertan con el dedo índice. Es necesario introducir el dedo hasta llegar al nudillo para segurar que el tampón quede bien colocado. Si el dedo lo toca, quiere decir que no está en la posición correcta y hay que empujarlo hacia adentro un poco más.


:::Con aplicador

Después de quitar la envoltura del tampón hay que sostener el tubo externo, colocar el índice en el extremo del émbolo e insertar el tubo externo en la abertura de la vagína.


Mientras se sostiene el tubo externo, empujar el extremo del émbolo todo lo posible. Luego, retirar los dos tubos y ver que el hilo cuelgue fuera.

Pildora Postcoital o del día después

Consiste en la administración de una asociación de Estrógeno y Progesterona, o bien una progesterona sintética en alta dosis (Imediat N) antes de las 72 horas posteriores al coito.
No se la considera un método anticonceptivo, se reserva su uso para casos de falla con otros métodos por ej. rotura de preservativo.
Su efectividad está alrededor de un 75%.

Mecanismo de acción

Suprime receptores del endometrio que dificulta la implantación del huevo si es que hubo fecundación.
Modifica el pico de LH inhibiendo la ovulación si se ingiere antes de la mitad del ciclo (en fecha previa a la ovulación).
Altera la motilidad en la trompa.

Ventajas

Es un recurso para una anticoncepción de emergencia.

Accesible por su bajo costo.

Desventajas

Es frecuente la intolerancia digestiva por la alta concentración que debe utilizarse.